El legado de Trump para Biden: un mundo trastocado

El legado de Trump para Biden: un mundo trastocado


En otros lugares, el apoyo a Trump era ideológico. Él era el símbolo de una gran sacudida nacionalista y autócrata. Personificaba una revuelta contra las democracias occidentales, consideradas el lugar donde la familia, la Iglesia, la nación y las nociones tradicionales del matrimonio y el género van a morir. Se resistió a la migración masiva, la diversidad y la erosión del dominio del hombre blanco.

Uno de los impulsores de Trump, el presidente nacionalista brasileño Jair Bolsonaro, afirmó este mes que en las elecciones estadounidenses “hubo gente que votó tres, cuatro veces, votó gente muerta”. En una ilustración del papel de Trump como facilitador de autócratas, Bolsonaro pasó a cuestionar la integridad del sistema de votación de Brasil.

Viktor Orban, primer ministro húngaro antiinmigrante y firme partidario de Trump, dijo a Reuters el año pasado que los demócratas habían impuesto el “imperialismo moral” al mundo. Aunque felicitó a Biden por su victoria, las relaciones de Orban con el nuevo presidente serán seguramente tensas.

Esta batalla cultural mundial continuará porque las condiciones de esta erupción —la inseguridad, la desaparición de los empleos, el resentimiento en sociedades en las que crece la desigualdad debido al impacto de la COVID-19— continúan desde Francia hasta Latinoamérica. El fenómeno Trump también continúa. Sus decenas de millones de seguidores no desaparecerán pronto.

“¿Los acontecimientos en el Capitolio fueron la apoteosis y el trágico punto final de los cuatro años de Trump o el acto inaugural de una nueva violencia política estadounidense impulsada por una energía peligrosa?”, preguntó François Delattre, secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. “No lo sabemos y debemos preocuparnos por los países con crisis similares en sus modelos democráticos”.

Francia es uno de esos países donde hay una creciente confrontación tribal. Si el Departamento de Justicia de Estados Unidos pudo politizarse, si los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades pudieron aniquilarse y si 147 miembros electos del Congreso pudieron votar para anular los resultados de la elección incluso después de un ataque al Capitolio, hay motivos para creer que en otras sociedades fracturadas de la posverdad puede pasar cualquier cosa.

“Cómo llegamos aquí? De manera gradual y luego repentina, como le sucedió a Hemingway”, dijo Peter Mulrean, quien fungió como embajador de Estados Unidos en Haití y ahora reside en Francia. “Hemos visto la degradación continua de la verdad, los valores y las instituciones. El mundo ha sido testigo”.



Source link

About The Author

We report the News from around the Globe. Please support our advertisers.

Related posts

Leave a Reply